Te ha pasado que visitas una tienda y te enamoras de un vestido, no por la forma que posee sino por su estampado, que dicho sea de paso tiene elementos con los que te identificas. Pues ¡Sí! Somos dos, porque a mi constantemente me pasa.

En esta ocasión decidí compartir con ustedes  mi experiencia, porque considero que muchas veces no nos arriesgamos a usar estos tipos de estampados que fuera de pasar desapercibidas nos convertimos en el centro de atención  y esto para mí ha de ser la lucha más frecuente que todas enfrentamos.

Lejos de ser egocéntrica, mira más allá de esta que no es tu realidad y percibe que  no se trata de el estampado, se trata de que dentro de ti predomina la batalla de la mente que constantemente le gana a tu deseo de exprésate por medio de tus atuendos; por eso hoy quiero hablarle a esa mujer arriesgada, hermosa e inteligente que lee esto y que posiblemente pueda enfrentar todas estas dudas. Vístete siempre con la convicción de que son más tus valores, cualidades y esa belleza interior lo que adorna ese outfit que deseas  llevar.

Ese vestido que me gusta, ese vestido que me pongo no solo es aquello que los demás perciben, ese vestido que me gusta es la plenitud de saber que soy una mujer con la capacidad de lograr todo lo que me proponga en la vida, ese vestido que me gusta es toda mi esencia de mujer. ¿y tú te arriesgas en este día?

IMG_4374

IMG_4375

IMG_4398

IMG_4402

IMG_4369

#MabellDamiron #LetitbeaTrendyMoment