Marisol Morey: mi Madre, mi mejor amiga.

_DSC7677

No esperare a que no estés presente para decirte a través de estas líneas cuán importante eres en mi vida. A temprana edad recibiste el título de madre, desde entonces tu rol lo has asumido con excelencia, tanto así que son mis oraciones el ser como tu cuando Dios me colme del mayor de los privilegios que puede tener una mujer ser madre. Sé que cada día son menos las relaciones  entre madre e hijas y es por ello el propósito de mi escrito.

_DSC7539

_DSC7555

_DSC7588-Editar.jpg

Vivimos en una sociedad donde cada día afloran los conflictos  entre padres e hijos, donde pasiones desenfrenadas, llenas de autosuficiencia e independencia dominan esta generación, inclusive preferimos revelar nuestros anhelos, sueños, inquietudes y proyectos a seres extraños que el tiempo y la vida le otorgó el título de amigos. ¡Pero que errados estamos! , el velo de todo lo antes mencionado muchas veces no  permite percibir,  que delante  de ti siempre has tenido  a quien te ha cuidado desde que solo eras un embrión, a la mejor amiga y  consejera que podríamos tener, tu madre.

 

Ese ser invaluable que te llevo en su vientre durante nueve meses, su mejor regalo de vida tú.

 

A quien sus desvelos mientras crecías y  no podías dormir eran la mayor oportunidad para recordarte  que no estás solo, a quien adopto tus caídas como suyas y no menguo hasta verte levantado y seguir caminando hacia tus sueños, esa que renuncio a su figura esbelta, rozagante y hermosa a cambio de que  crecieras fuerte y sano.

 

_DSC7637

La sociedad nos ha forjado el paradigma de que son generaciones distintas las de una madre y un hijo pero  no hemos entendido que aunque los tiempos sean distintos, si hay algo inamovible se llama el amor de una madre, que va de generación en generación; traspasa fronteras, idiomas, religiones y culturas. Por eso hoy te honro madre mía y estas líneas son inspiradas en ti, pero van dirigidas a mi generación y a todo aquel que reconoce que su ˝madre es su mejor amiga”.

_DSC7660

Gracias por cultivar con brazos de amor y corrección la mujer en la que me he convertido, no me cansare de decir que simplemente soy un reflejo de tu entrega abnegada como madre, a Dios las gracias por elegirte y darte la sabiduría de guiarme.

_DSC7711

Te ama, tu hija.

Mabell Damirón

 


Quiero invitarte a que tomes cinco minutos de tu tiempo y hagas una retrospectiva y traigas a memoria todo aquellos momentos en  los que tu madre por encima de las adversidades, tu mal comportamiento, ha permanecido a tu lado (no te inclines a los malos recuerdos). ¿Te das cuenta?

Amiga/o lector, si hoy día no tienes una buena relación con tu madre, quiero invitarte a que abras tu corazón hacia el perdón y atrévete amarla con sus virtudes y defectos, honra a ese ser tan maravilloso que te dio vida. Sin ella y Dios fuese imposible que hoy estuvieras leyendo esto que con tanto amor escribí para ti. Atrévete a cruzar la barrera del perdón y haz de tu madre tú mejor amiga.

¿Te ha gustado? ¡Valoralo!

By |2017-04-25T01:52:42+00:00mayo 27th, 2016|From the inside|0 Comments

About the Author:

MabellDamiron
Soy una apasionada de la vida y sus retos, mujer dominicana que recibe cada día como un lienzo en blanco que me da la oportunidad de crear y reflejar mi esencia. Desde temprana edad se despertó en mí el interés por el arte y en particular pasión por la moda.

Deja un comentario